La chilena que brilla en dos deportes: “Ambos tienen similitudes y me apasionan”

Dominique Ohaco aterrizó hace pocos días en nuestro país luego de su viaje por Austria. La esquiadora nacional que ha representado a Chile en los últimos tres Juegos Olímpicos de Invierno, sumó en el último tiempo una nueva pasión a su carrera deportiva: el mountain bike. “Ya no me queda tiempo para nada más que no sea el deporte, si no estoy andando en esquí, estoy arriba de una bicicleta. Pero es lo que me gusta y estoy feliz de poder hacer ambas cosas”, le cuenta a AS Chile el rostro mundial de adidas, durante una visita en El Colorado.

– ¿Cómo se inició en el mundo del esquí?

– Bueno la verdad es que partí desde muy chica, cuando tenía dos años y medio porque toda mi familia practica este deporte. Mi mamá decidió que empezara a esquiar en vez de quedarme en la casa jajaja. Ya a los 13 años me uní a un club de freestyle (estilo libre) y comencé a entrenar con ellos ya a conocer la disciplina.

– Ya ha podido disputar tres Juegos Olímpicos de Invierno. ¿Pensó en algún momento que iba a lograr todo esto?

– La verdad que no, cuando era niña nunca me imagine que iba a poder ir a unos Juegos Olímpicos. Cuando clasifiqué a los primeros fue algo increíble, pude además ser la abanderada de Chile, fue un honor haber podido llevar la bandera del país.

– ¿Qué es lo que más recuerda de esas experiencias?

– Siempre digo que cada una de esas participaciones son momentos tan diferentes de mi vida. En los primeros tenía 18 años, era una niña en esos primeros Juegos Olímpicos y en los últimos tenía 26. Cada momento fue diferente, con altos y bajos. En los de Corea del Sur del 2018 fue una pena porque me caí en mis dos intentos y ese año justo había sido muy bueno, entonces lo recuerdo con tristeza, pero es lo que tiene cada competencia y más unos Juegos Olímpicos.

– ¿En qué momento aparece el mundo del mountain bike en su vida?

– Fue lo mismo que me pasó con el esquí, empecé a andar en bicicleta solo porque era divertido y lo pasaba bien. Aparte se dio justo cuando estaba saliendo de una de las lesiones graves que tuve el 2018, una rotura de ligamentos, entonces todo ese tiempo no había podido hacer nada extremo. Andar en bicicleta me ayudó a recuperar la musculatura de mi pierna que era donde me había operado la rodilla.

– ¿Qué diferencias existen entre ambos deportes?

– Existen diferencias y también similitudes. Primero obviamente uno se hace en el invierno y el otro en el verano, así que finalmente con el mountain bike he tenido un poquito de verano después de mucho tiempo. También las caídas en la bicicleta son mucho más duras, porque uno se cae contra la tierra, árboles, rocas, siempre se involucra un poco de sangre. Pero hay cosas parecidas, en el manejo y en los saltos principalmente, en las transiciones en el aire y las velocidades. Son deportes que se complementan muy bien.

– ¿Están las condiciones en Chile para practicar estos deportes?

En el esquí es difícil comparecerse con Europa, Estados Unidos y Canadá, porque las temporadas son mucho más largas. Los niños cuando están empezando a entrenar para convertirse en esquiadores profesionales, van todos los días después del colegio a esquiar, algo que no existe acá en Chile. Allá hay una cultura de montaña mucho más grande, por eso que siempre tuve que estar viajando para desarrollar mejor mi carrera. En la bici es diferente, Chile está empezando a ser una potencia, ya todo el mundo se dio cuenta que tenemos condiciones increíbles, tanto en el norte como en el sur, ya de todas partes del mundo quieren venir para acá.

Sus momentos más dramáticos

La deportista de adidas Terrex ha tenido que enfrentar más de un momento delicado. En 2018 sufrió la mencionada rotura de ligamentos que la tuvo meses alejada del deporte, mientras que a inicios del 2020 tuvo un difícil episodio mientras practicaba surf en Perú.

– ¿Cómo fue esa lesión que tuvo surfeando en 2020?

– Más que lesión yo lo llamo un accidente por lo grave que fue. Fue un gran susto porque en ese momento estaba en Puerto Malabrigo, una playa al norte de Perú, que era un lugar aislado y sufrí un corte en la pierna súper peligroso, sabía que no podía recibir asistencia médica tan rápido así que tuve que aguantar nomás. Los médicos me dijeron que me salvé por poco, solo porque el corte no fue en la arteria femoral, sino no lo contaba.

– Además tuvo también una rotura de ligamentos en la rodilla…

– Sí, en términos de gravedad, esta fue mucho más. Me tuve que operar y me demoré un montón en poder volver a hacer deporte y en esquiar nuevamente. Fue duro en lo deportivo por tener que estar obligada a parar.

-¿De qué manera pudo superar este episodio en lo mental?

– La verdad es que fue un proceso muy largo, que duró incluso hasta cuando ya pude volver a esquiar. Cuando ya pude retomar vino la parte psicológica de confiar otra vez en mi cuerpo, en que estaba bien, en mis capacidades y eso requiere tiempo. Es parte de caerse de nuevo y volver a pararse, fue difícil pero por suerte ya estoy recuperada y al 100% hace un tiempo.

Por Diario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *