ANÁLISIS | Por qué una ofensiva ucraniana estancada podría representar un gran problema político para Zelensky en EE.UU.
Noticias «preocupantes» para los aliados sobre la contraofensiva ucraniana 2:47

(CNN) — Una de las mayores tragedias de Ucrania en su ofensiva crítica que, hasta ahora, no ha logrado cumplir con sus propias expectativas y las de Occidente es que no puede, por sí misma, decidir su destino.

El gobierno del presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, depende de una gran cantidad de armamentos estadounidenses y occidentales. Y el presidente de Rusia, Vladimir Putin, cuyas obsesiones históricas y cálculos de poder personal empujaron a Ucrania a esta horrible guerra, también tendrá mucho que decir si la guerra termina y cuándo. Por lo tanto, si bien los sacrificios en el campo de batalla decidirán cuánto territorio incautado recupera Ucrania, el resultado de la guerra también estará determinado por factores externos, incluidas las fuerzas políticas cambiantes en EE.UU., Moscú y las capitales europeas.

Una ofensiva estancada y un estancamiento invernal, por ejemplo, tendrían ramificaciones particulares en Estados Unidos, ya que podría aumentar las dudas sobre el apoyo de Estados Unidos a la guerra en medio de un enconado año electoral. Los estadounidenses se preparan para un posible enfrentamiento entre el presidente Joe Biden, quien revivió la alianza occidental y es el partidario externo más esencial de Ucrania, y el expresidente Donald Trump, un escéptico de la OTAN que admira a Putin y se comprometió a poner fin a la guerra en 24 horas, probablemente en los términos de Putin. E incluso si Trump no es el candidato republicano en 2024, la disminución del apoyo público a la guerra podría perjudicar a Biden.

Por lo tanto, tanto por razones políticas como estratégicas, existe una gran presión sobre la tan esperada contraofensiva de Ucrania este verano para producir importantes avances en el campo de batalla. Pero hasta ahora, el impulso es más un trabajo duro que una guerra relámpago, lo que aumenta la posibilidad de que la guerra dure al menos hasta bien entrado el próximo año. Si es así, la ecuación elástica que subyace a todo el conflicto, que involucra la capacidad de lucha de Ucrania, el apetito de los estadounidenses por paquetes de ayuda multimillonarios y la tolerancia de Putin por las bajas horrendas, será aún más tensa.

Un informe de Jim Sciutto de CNN de este martes encapsuló la naturaleza crítica de la capacidad de Ucrania para mostrar el impulso para influir en la política de la guerra en el mundo exterior. Altos funcionarios estadounidenses y occidentales hablaron de evaluaciones cada vez más «aleccionadoras» sobre la capacidad de las fuerzas ucranianas para recuperar un territorio significativo. Un alto diplomático occidental dijo sombríamente que si bien existe la oportunidad de que Ucrania avance, era «extremadamente, muy poco probable» que cambiaría el equilibrio del conflicto en las próximas semanas. Funcionarios tanto dentro como fuera de Ucrania ahora admiten que los avances en la ofensiva están llegando más lentamente de lo que esperaban ver.

Las luchas de Ucrania, y las grandes pérdidas en combate, se derivan en parte de posiciones defensivas atrincheradas y campos minados que Rusia tardó meses en construir y la realidad del campo de batalla de que una fuerza de ataque necesita una ventaja numérica sobre las tropas bien atrincheradas. Si bien las fuerzas de Rusia quedaron expuestas en su invasión inicial y fracasaron en la carga contra Kyiv, la guerra ahora ha entrado en una etapa más difícil para Ucrania.

Ucrania logra nuevo ataque con drones en el mar Negro contra Rusia 2:55

Zelensky admite que Ucrania está cansada pero dice que Rusia tiene miedo

En una señal de la importancia de las percepciones externas sobre la guerra de Ucrania, Zelensky es sensible a cualquier noción de que la contraofensiva ha sido una decepción, aunque, como siempre, enfatiza que necesita más armas occidentales.

“La contraofensiva es difícil. Probablemente está sucediendo más lento de lo que algunas personas pueden querer o ver”, dijo Zelensky en una reunión con medios latinoamericanos, cuyo video se publicó este martes. Pero pidió paciencia a los aliados y prometió que sus fuerzas triunfarían sobre los desmoralizados rusos: “Hay fatiga en nuestros ojos, pero hay miedo en sus ojos. Y estas son dos cosas muy diferentes”.

Es demasiado pronto para decir que la ofensiva ucraniana se está quedando sin tiempo a pesar de la inminente llegada del clima otoñal que podría dificultar las maniobras importantes.

El teniente general retirado del ejército Mark Hertling, por ejemplo, señaló en CNN este martes que “muchos analistas creían que Ucrania no podía detener a Rusia al comienzo de esta guerra”, y las fuerzas de Kyiv demostraron que estaban equivocados. Dijo que Ucrania estaba librando una gran ofensiva en un área equivalente a la distancia entre Washington y Boston y necesitaba tiempo.

“Hay muchos comentarios severos sobre lo que está pasando en este momento, pero lo que está haciendo Ucrania es la misión más difícil de todas y llevará mucho tiempo”, dijo Hertling.

¿Qué podría pasar si la contraofensiva de Ucrania tiene éxito? 3:00

El panorama político de EE.UU. se oscurece para Ucrania

Pero, ¿tiene Occidente la paciencia para darle a Ucrania el tiempo que necesita? La falta de grandes avances contra Rusia en las próximas semanas les dará a los políticos occidentales pocas opciones para considerar el contexto político más amplio de la guerra, incluso si no se vislumbra un final.

A pesar de una conferencia internacional de alto nivel en Arabia Saudita para explorar posibles acuerdos de paz durante el fin de semana, hasta ahora no hay un camino claro ni siquiera hacia un alto el fuego.

Ucrania tiene pocas ganas de ceder, ya que busca volver a sus fronteras de 1991, una aspiración que requeriría la expulsión de las fuerzas rusas de la Crimea anexada, lo que parece poco probable en este momento. Putin, después de fracasar en su intento de borrar efectivamente a Ucrania del mapa, aún no ha logrado avances que le permitan proclamar una versión de la victoria que podría ser vital para consolidar su gobierno en casa. En última instancia, la capacidad de Rusia y Ucrania para soportar grandes pérdidas en el campo de batalla será fundamental para decidir el punto en el que cualquiera de las partes podría estar dispuesta a llegar a un acuerdo, cuando el costo de continuar luchando podría verse superado por las recompensas de terminarlo.

El momento en que llegue este escenario puede tener mucho que ver con la constancia o la fragilidad a largo plazo del apoyo estadounidense, que es vital no solo para armar a Ucrania sino para mantener la unidad de la OTAN y la determinación europea.

Ya sea que gane o no un segundo mandato, el legado de Biden estará dominado por su papel en la respuesta a la invasión de Rusia, en la demostración más significativa de liderazgo de Occidente por parte de un presidente de EE.UU. al menos desde George HW Bush al final de la Guerra Fría.

Biden ya está trabajando en un nuevo proyecto de ley de financiación suplementaria que probablemente estará listo para que el Congreso lo considere a finales de año. La medida será la prueba más importante hasta el momento de la voluntad de la mayoría republicana de la Cámara de seguir invirtiendo miles de millones de dólares en la guerra, a pesar del profundo escepticismo de muchos republicanos.

Cualquier sugerencia de que la ofensiva de Ucrania se ha estancado profundizará ese escepticismo sobre un compromiso prolongado de Estados Unidos. Si bien la política exterior rara vez es un factor decisivo en las elecciones presidenciales y la guerra en Ucrania no es un tema dominante en las primarias del Partido Republicano, algunos partidarios del partido en estados de votación anticipada como Iowa y Nueva Hampshire lo plantean y cuestionan la generosidad de EE.UU. después de meses de alta inflación, que, incluso si se está enfriando, ha contribuido a una visión persistentemente adusta de la economía estadounidense.

Ucrania avanza frente a la contundente artillería rusa 3:01

Una nueva encuesta de CNN/SSRS la semana pasada reflejó las complejidades políticas en EE.UU. por la guerra: un 55% de los votantes dijeron ahora que el Congreso no debería autorizar fondos adicionales para apoyar a Ucrania. Alrededor del 51% dijo que EE.UU. ya ha hecho lo suficiente para ayudar, mientras que el 48% dice que debería hacer más. Poco después de la invasión rusa en febrero de 2022, el 62% dijo que EE.UU. debería hacer más para apoyar a Ucrania. Como casi todo lo demás en Estados Unidos, el respaldo al esfuerzo bélico está profundamente polarizado.

La encuesta de CNN encontró que el 71% de los republicanos piensa que el Congreso no debería autorizar nuevos fondos, mientras que el 62% de los demócratas dice que sí. La encuesta sugiere que puede existir un punto ideal de suficiente apoyo republicano y demócrata para nuevos fondos. Pero la pregunta es si el presidente de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, que tiene una pequeña mayoría y solo sirve para el placer de los republicanos más pro-Trump, está dispuesto o es capaz de aprobar un gran proyecto de ley de ayuda sobre una base bipartidista. La dinámica política en la Cámara representa una base bastante precaria para el apoyo vital de Estados Unidos a Ucrania, lo que subraya por qué una ofensiva estancada podría representar un desastre político para Zelensky en Estados Unidos, así como una pérdida estratégica para Ucrania en casa.

Guerra Ucrania

La Casa Blanca está minimizando la idea de que Ucrania está perdiendo impulso y por ahora tiene el lujo del tiempo. John Kirby, coordinador de comunicaciones estratégicas del Consejo de Seguridad Nacional, le dijo a Wolf Blitzer de CNN este martes que Ucrania estaba haciendo algunos progresos e insinuó que esta semana podría llegar un nuevo paquete de asistencia, que podría incluir equipos de barrido de minas y artillería HIMARS.

Aún así, dado el menguante apoyo público de EE.UU. a la guerra, Biden podría enfrentar una tarea complicada al explicar el apoyo prolongado de EE.UU. a Ucrania durante otro verano sangriento mientras se postula para la reelección el próximo año. No hay soldados estadounidenses luchando en la guerra de Ucrania, y el presidente se ha opuesto durante mucho tiempo a la participación de Estados Unidos en enredos en el extranjero. Ha hecho de evitar un choque directo de Estados Unidos con Rusia una pieza central de su estrategia, pero aún así, Trump ve una oportunidad.

A pesar de sus vulnerabilidades políticas por su genuflexión ante Putin, quien ha sido acusado de crímenes de guerra, el expresidente ha estado advirtiendo en voz alta que la postura de Biden sobre Ucrania podría conducir a la Tercera Guerra Mundial y un conflicto nuclear. E incluso si no es el candidato republicano, los partidarios más vocales de Ucrania en el campo republicano, incluido el exgobernador de Nueva Jersey Chris Christie, quien visitó Kyiv la semana pasada, la exgobernadora de Carolina del Sur Nikki Haley y el exvicepresidente Mike Pence, están en la parte posterior de los candidatos a las primarias republicanas.

Entonces, cuando los votantes estadounidenses decidan su propio futuro en noviembre de 2024, es muy probable que también desempeñen un papel importante en sellar el destino de Ucrania.

Por Diario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *