Ucrania se impacienta con el misil que cambiará la guerra

El ministro de Exteriores de Ucrania, Dimitro Kuleba, ha solicitado este lunes a su homólogo de Estados Unidos, Antony Blinken, el envío de misiles de largo alcance ATACMS, un tipo de armamento que Kiev reclama para fortalecer sus capacidades de ataque y ganar terreno en las zonas que permanecen actualmente controladas por Rusia.

El presidente norteamericano, Joe Biden, a quien compete el visto bueno final para este hipotético envío, ya ha admitido públicamente que estudia ceder a la presión ucraniana con los ATACMS, un modelo de proyectiles que tiene un alcance mayor a los ‘Storm Shadows’ que el Gobierno de Reino Unido autorizó el pasado mayo.

Kuleba ha explicado en redes sociales que ha hablado con Blinken de «futuros pasos para ampliar el apoyo global a la fórmula de paz (ucraniana) y soluciones para ampliar la exportación de granos», aunque también ha deslizado que las armas han vuelto a figurar en la conversación. «He dado las gracias a Estados Unidos por toda la ayuda prestada y he subrayado la necesidad de reforzar las capacidades de largo alcance de Ucrania con la entrega de ATACMS», ha añadido.

Por su parte, el Departamento de Estado norteamericano se ha limitado a apuntar en un comunicado que los dos ministros han hablado de la evolución de la contraofensiva militar ucraniana, sin entrar en detalles. Blinken sí ha subrayado que Washington seguirá ayudando a Kiev a repeler la «agresión» rusa y «ha reafirmado el apoyo a un Ejército ucraniano fuerte», reza la nota oficial.

«Estamos comprometidos a seguir del lado de Ucrania en su defensa contra la agresión de Rusia», ha agregado el propio secretario de Estado en la red social X, anteriormente conocida como Twitter.

Los misiles ATACMS pueden ser disparados por las multilanzaderas de cohetes HIMARS que ya están en posesión de Ucrania, que alcancen objetivos a unos 100 kilómetros de distancia con una alta precisión y una alta movilidad.

«Los HIMARS ucranianos están armados con un sistema de lanzamiento de cohetes (GMLRS) que puede atacar objetivos a una distancia de hasta 90 km. ATACMS puede alcanzar 300 km, por eso cambiará el rumbo de la guerra alcanzando cada centímetro cuadrado del territorio ucraniano ocupado, incluida Crimea”, dijo el ex comandante del Ejército de EEUU en Europa, Ben Hodges, en una columna en The Telegraph.

Por Diario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *