¿Será África el punto de origen de una nueva guerra mundial?

Bloomberg Opinión — El desastre que se está produciendo en Níger se puede considerar de cuatro maneras: vergonzoso, ominoso, catastrófico y apocalíptico.

Bochornoso, porque el golpe de Estado del 26 de julio es el contragolpe ante un Occidente despistado: Ni Francia, antigua potencia colonial, ni Estados Unidos, superpotencia en declive, lo vieron venir. Ominoso, porque es una ganancia inesperada para Rusia y China, que compiten con Occidente por la influencia en la región y en el mundo. Potencialmente catastrófico, porque supone un revés en la lucha contra el terrorismo yihadista y la migración incontrolada. Posiblemente apocalíptico si marca el inicio de una guerra mundial.

Y todo ello porque un general se enteró de que podía ser despedido y decidió derrocar al líder al que debía proteger. Esa -no la ideología, ni la geopolítica, ni la crisis alimentaria mundial, ni nada importante, sino un problema de personal- es la razón inmediata del golpe de Níger, el quinto desde su independencia de Francia en 1960.

Con éste, ya son más de media docena los golpes de Estado en la región sólo desde 2020, incluidos dos en Malí y Burkina Faso, y otros en Guinea y Sudán. El caos reina ahora desde el Atlántico hasta el Mar Rojo. Si hay un infierno en la Tierra, es el Sahel, las áridas y miserables sabanas al sur del Sáhara.

Símbolo de llamas: golpes de Estado exitosos desde 2020dfd

Línea de frente de golpes de Estado y caosSímbolo de llamas: golpes de Estado exitosos desde 2020(Source: Bloomberg)

El general nigerino se llama Abdourahamane (Omar) Tchiani. Como comandante de la guardia presidencial, debía proteger al presidente Mohamed Bazoum, elegido en 2021 y aliado de Estados Unidos en el Sahel. Pero cuando Bazoum se planteó sustituir a Tchiani, el general apareció con su junta y sus matones. Bazoum huyó al otro lado del pasillo de su despacho, a una habitación segura. Aislado, ha estado pidiendo ayuda al mundo exterior, incluso dictando por teléfono un artículo de opinión en el Washington Post.

Si los golpes de Estado en Burkina Faso y Mali sirven de guía, esto es lo que ocurrirá a continuación. La junta de Níger echará a las tropas francesas y estadounidenses estacionadas allí y se echará en brazos del presidente ruso Vladimir Putin y de Yevgeny Prigozhin, líder del Grupo Wagner, un despiadado ejército mercenario ruso. Mientras se producía la revuelta en Níger, Putin recibía en San Petersburgo a otros dóciles líderes africanos, a los que engatusaba para que apoyaran, o al menos no se opusieran, a su guerra contra Ucrania.

Prigozhin también apareció en San Petersburgo para hacerse fotos con los líderes africanos. Esto puede parecer sorprendente, ya que se supone que el jefe de Wagner está exiliado en Bielorrusia, como castigo por su breve motín de junio. Pero, al parecer, los intereses de Putin en el Sahel están por encima de su preocupación por Prigozhin.

Durante años, el Grupo Wagner ha estado luchando por la peor clase de gente en África, pregonando sus servicios a cambio de concesiones de diamantes u otras riquezas del suelo. Putin bendice estas operaciones y atrocidades de Wagner porque hará cualquier cosa para apartar a los países de Estados Unidos.

De ese modo, Putin -al igual que su homólogo chino, Xi Jinping- considera el Sahel como una línea de frente más en su lucha civilizatoria contra el Occidente liderado por Estados Unidos. Otros pasan por Ucrania, obviamente, pero también por Asia y el Ártico (la semana pasada, una flotilla combinada rusa y china navegó provocativamente cerca de Alaska).

Putin se siente especialmente atraído por el Sahel porque la región puede desestabilizar Occidente de muchas maneras a la vez. Se ha convertido en el epicentro mundial del terrorismo, a medida que grupos como Boko Haram y las ramas locales del Estado Islámico se instalan en los vacíos de poder dejados por los golpes de Estado, las revueltas étnicas, el bandidaje y los mercenarios de Wagner. Para combatir a los terroristas, los países occidentales, y en particular Francia y Estados Unidos, han estacionado tropas en los pocos lugares que siguen cooperando. Níger ha sido uno de los más importantes, ya que alberga una base estadounidense de aviones no tripulados. Sin presencia occidental, no habrá nada que detenga a los terroristas

A Putin le encanta esa perspectiva. Causará aún más sufrimiento y mayores migraciones hacia el norte y hacia la Unión Europea, a la que detesta y quiere desestabilizar. Esa es también una razón por la que Putin ha convertido en arma el grano, que impide exportar a Ucrania, plenamente consciente de que su bloqueo provoca hambre en lugares como África.

El cinismo de Putin y Prigozhin es impresionante. Incluso mientras hace pasar hambre a otros africanos bombardeando depósitos de grano ucranianos, Putin prometió a los que se presentaron en San Petersburgo grano ruso “gratis” en su lugar, en cantidades que las Naciones Unidas consideran irrisorias. Prigozhin fue a Telegram para elogiar a la junta nigerina por su justa “lucha” contra los “colonizadores” de su país, con lo que aparentemente se refiere a franceses y estadounidenses.

La credulidad voluntaria de sus audiencias africanas es igual de chocante. Debería ser evidente para todos los países de la región, y de hecho para cualquier ser humano vivo, que Rusia es la causa de la crisis alimentaria mundial, y que Putin es actualmente el colonizador que libra una guerra imperialista de subyugación en Ucrania.

¿Qué puede hacer el resto del mundo? Es difícil decirlo. Por supuesto, la Unión Africana y Occidente han condenado el golpe. La Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (Cedeao), un bloque liderado por Nigeria, ha interrumpido el comercio con Níger y ha cortado las exportaciones de electricidad nigeriana a este país.

La Cedeao incluso dio un ultimátum a la junta para que restituyera a Bazoum en el poder o se enfrentaría a una intervención militar. Los regímenes prorrusos de Burkina Faso y Malí respondieron que acudirían en ayuda de los nuevos dirigentes de Níger. Con los rusos en segunda fila a un lado y los estadounidenses al otro, estaríamos en otra guerra satélite, y otro paso más cerca de la Tercera Guerra Mundial.

Por ahora, Nigeria y los demás países de la Cedeao parecen haber calculado que el riesgo es demasiado grande: dejaron pasar el plazo de su ultimátum el domingo sin enviar soldados. Tampoco es probable que Estados Unidos y Francia tomen las armas en favor de Bazoum. Temen que Níger se convierta en el próximo Irak o Afganistán, o peor aún, que acaben disparando contra los rusos y desencadenando una conflagración mundial.

Como ya he dicho, retroceso. Durante años, Estados Unidos y sus aliados han descuidado diplomáticamente la región. Últimamente, Washington ni siquiera ha tenido embajadores en Níger o Nigeria -el senador Rand Paul ha estado bloqueando los nombramientos para obligar a la Casa Blanca a divulgar información sobre el Covid.

La política debe detenerse una vez más al borde del agua. Tal y como lo ven Putin y Xi, ya estamos en la próxima guerra mundial, aunque nadie la haya declarado todavía ni haya empezado a disparar directamente al otro bando. Estados Unidos, Europa y Occidente en general deben apoyar a África -y, de hecho, a todo el Sur Global- no sólo ahora, sino de ahora en adelante. Tenemos que facilitar que el mundo no sólo se enfrente a las juntas, sino que se resista al lado oscuro de la geopolítica.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg lp y sus propietarios.

Por Diario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *