Planos gratis para fabricar una miniturbina fluvial imprimible en 3D

El diseñador checo Lukáš Martinec nos ha sorprendido a todos con una innovadora propuesta: la creación de una miniturbina de tipo Francis completamente diseñada e impresa en 3D. Una hazaña que se destaca no solo por su originalidad, sino por su enfoque hacia la sustentabilidad y el acceso libre a la tecnología.

De la idea a la realidad: una hidroturbina nacida del 3D

Plataformas online como Thingiverse han sido cunas de innovaciones, ofreciendo una amplia variedad de diseños 3D que van desde simples adornos hasta complejas maquinarias. En este espacio, Martinec compartió su proyecto de mini-central hidroeléctrica, diseñada meticulosamente en su computadora y ensamblada por él mismo.

Dicho diseño combina dos tipos de plásticos: el PET, derivado de petroquímicos, y el PLA, de origen vegetal. A través del software de modelado 3D Autocad, Martinec enfrentó el desafío de modelar las aspas de la turbina, teniendo que adaptar y mejorar diseños ya existentes para lograr un funcionamiento óptimo. De igual manera, resalta el empeño que puso en el mecanismo de comando del vannage, una pieza crucial para el rendimiento de la hidrolienda.

Más allá de una simple réplica: la funcionalidad de la mini-hidrolienda

Con un coste aproximado de 100 euros, entre materiales, tuberías y cables, Martinec pudo poner a prueba su diseño en un pequeño arroyo. A pesar de no contar con datos exactos sobre su rendimiento, estima que su capacidad fluctúa entre 0,25 y 0,5 l/s, a diferencia de las turbinas Francis tradicionales que pueden alcanzar 1 l/s.

Sin embargo, el propósito principal de esta miniturbina no es tanto la producción de electricidad, sino más bien su valor educativo. Al ser una réplica detallada de una turbina Francis, puede ser una excelente herramienta para explicar y entender su funcionamiento.

Impresión 3D

Martinec ve un futuro brillante en la combinación de la impresión 3D y la micro-hidroelectricidad. A través de esta tecnología, se podrían diseñar e imprimir modelos personalizados a un coste accesible, revolucionando así la forma en que las personas interactúan y utilizan las fuentes de energía.

Aunque es cierto que las piezas impresas en 3D aún no pueden competir con las grandes turbinas en términos de resistencia y durabilidad, el diseñador checo ve en su proyecto un paso hacia la democratización de la energía limpia.

Para aquellos interesados en más detalles, pueden consultar directamente en Grabcad.com o Thingiverse.

Si te ha gustado este artículo, compártelo con tus amigos en las redes sociales ¡Gracias!

Interacciones con los lectores

Por Diario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *