Los aluniceros de paseo de Gràcia aprovecharon el bajón de efectivos policiales

Noticias relacionadas

De domingo a lunes y en pleno verano. Este es el dato clave que baraja el sector de la seguridad sobre los dos alunizajes ocurridos en las tiendas Louis Vuitton y Chanel del paseo de Gràcia, la milla de oro de Barcelona, en espacio de una semana. Los expertos alertan de la «dificultad» de prevenir este tipo de robos por empotramiento, en pleno debate sobre la inseguridad en Barcelona. 

Fuentes de la seguridad de la avenida donde se arremolinan las marcas de lujo y haute couture en Barcelona lo tienen claro. «Los ladrones han golpeado en dos madrugadas de domingo a lunes y en pleno verano, sincronizando sus ataques con la menor disponibilidad de agentes«, destacan. Eso sí, avisan de que «habrá más episodios», pues los alunizajes en tiendas de lujo son un delito «en forma de sierra: vienen y van». 

«Es muy difícil de prevenir»

Otro directivo de la seguridad, que ha diseñado varios planes para boutiques de paseo de Gràcia, lo tiene claro. «Es muy difícil prevenir este u otros ataques, pero es que, de nuevo, jamás se puede garantizar la seguridad al 100%», destaca. Eso sí, asegura que los comercios «deberían cambiar sus auditorías e implementaciones de las mismas porque ahora mismo son atracocéntricas«. 

Imagen del alunizaje de Chanel  en el Paseo de Gracia de Barcelona


Imagen del alunizaje de Chanel en el Paseo de Gracia de Barcelona

EP

¿A qué se refiere? «Las tiendas están muy centradas en repeler los atracos diurnos, y en asegurar el bienestar de su personal, y menos en impedir los alunizajes nocturnos», abunda. 

«Hace falta implicación del ayuntamiento»

Esta misma fuente da más datos. «Los ladrones tienen incentivos para cometer alunizajes, pues acceden a productos de gran valor en pocos minutos. En tres o cuatro minutos están fuera y huidos con el botín». Previo estudio, claro. «Saben dónde se guardan las prendas, bolsas o joyas de mayor valor», alerta. Ante ello, solo se pueden interponer infraestructuras. «Debe hacerse un estudio global de los flujos de tráfico, y cambiarlo, si hace falta, y colocar obstáculos en la vía pública. Pero eso, claro, depende de la implicación del ayuntamiento, que no está por la labor«. 

De hecho, los comerciantes de paseo de Gràcia se han quejado de las dificultades que históricamente les ha puesto el distrito para colocar bolardos. «Chocan con las autorizaciones municipales», se quejan. 

«La seguridad solo gana tiempo»

Aun cuando se instalan las pilonas, «que a menudo chocan con las autorizaciones municipales», hay otra dificultad añadida: la estética. «Los consultores de seguridad somos partidarios del cableado siempre y en todo momento. Lo inalámbrico es aceptable para un hogar, pero no para una boutique de lujo». Frente a ello, «están los arquitectos y diseñadores de interiores, que odian los cables». Por ello, es posible que «las stores tengan auditorías y planes de seguridad muy completos, pero no los hayan implementado del todo por las reticencias estéticas». 

En cualquier caso, las medidas de seguridad de todo tipo «son solo un mecanismo para ganar tiempo y activar a la policía para que acuda». En el robo de Chanel el lunes, los Mossos llegaron en menos de un minuto. Es la ventana de tiempo adecuada, pues los cacos saben que, a lo sumo, a los tres minutos tienen que poner pies en polvorosa. Y, en cualquier caso, los agentes no llegarán al instante. «La ley prohíbe que los sistemas de alarmas avisen inmediatamente a la policía. Antes, se activará el protocolo interno de falsa alarma de la empresa y, después, se trasladará el aviso a la fuerza pública». Es ese lapso de tiempo el que tienen los aluniceros para actuar. «Entre que reaccionan los vigilantes del entorno o los vecinos y se activa y llega la policía, esos tres o cuatro minutos ya han pasado». 

«Más mossos para Barcelona»

En cualquier caso, desde la Associació Amics del Passeig de Gràcia ven «correcta» la actuación policial con el último ataque a Chanel. «Los Mossos, que tienen una patrulla estática en la vía, llegaron en apenas un minuto y frustraron parte del robo», recordó el empresario Lluís Sans, presidente de la entidad. El histórico botiguer añade que los alunizajes «son algo que periódicamente se produce, pero que no compromete de forma global la seguridad del paseo». 

Imagen aérea del Paseo de Gracia de Barcelona


Imagen aérea del Paseo de Gracia de Barcelona

Cedida

Sans subraya que «son dos cosas distintas, una de ellas los alunizajes puntuales y, la otra, la inseguridad que vive Barcelona, y que es notoria, como muestra el crecimiento de los delitos en los primeros meses del año». El también dueño de Santa Eulàlia constata un «aumento del 13% de hechos delictivos en los primeros meses de 2023″, por lo que exige «más efectivos de Mossos para la región de Barcelona, que concentra solo el 20% de policías con el 34% de los delitos totales en Cataluña«. 

Por Diario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *