/ lunes 7 de agosto de 2023

Por Francisco Cervantes

Este 5 de agosto, el CCE ha cumplido 47 años. Desde 1976, el CCE se trazó como meta permanente la de consolidar los mejores caminos para trabajar a favor de México. Con siete grandes organismos asociados, cinco invitados permanentes y dos afiliados especiales, el CCE es un conglomerado de más de 2 mil asociaciones empresariales que reflejan en su conjunto el 80% del PIB.

En estos 47 años, el sector empresarial mexicano ha mostrado su fortaleza y su espíritu de caminar por las mejores causas del país, al transitar con solidez por los diversos cambios económicos nacionales y del mundo; desde las economías proteccionistas de los años setenta, hasta el reto que implicó la apertura comercial y globalización de los últimos treinta años.

Ahora, en este 47º aniversario del CCE, estamos viviendo una nueva era propia del mundo post pandemia, que se orienta hacia el desarrollo sostenible con sentido humano; al óptimo aprovechamiento tecnológico; y sobre todo, a una nueva tendencia productiva que está cambiando de la globalización hacia la relocalización o nearshoring.

Es esta nueva etapa, la de la relocalización, la magnífica oportunidad que habíamos estado esperando para detonar vertiginosamente el desarrollo de México. Con el nearshoring, habremos de completar nuestro pujante comercio en el marco del TMEC, con inversión continua en todos los sectores productivos y con potencial para desplegarse en todo el territorio nacional.

En este contexto, el CCE tendrá como primer reto fomentar que la inversión sea aceptada como una actividad de pleno consenso nacional, más allá de ideologías o perjuicios partidistas, tal y como se logró hacer con el comercio. Además, tenemos el compromiso de apoyar la consolidación de los cuatro grandes pilares de la inversión: la certeza jurídica y simplificación regulatoria; la infraestructura en todas sus expresiones; la seguridad pública; y la educación y fortalecimiento de competencias laborales

Con esta agenda por delante, será factible duplicar nuestro crecimiento a favor del empleo y el bienestar, así como consolidar a las mipymes en un marco de desarrollo más equitativo de país, en particular de nuestra región sur

Es con este presente pleno de oportunidades y de retos, como el sector empresarial, con sus más de 2 mil representaciones aglutinadas en el CCE, habrá de seguir consolidando la tarea permanente de trabajar con cohesión y diálogo a favor de México. Enhorabuena y que así sea.

Presidente del Consejo Coordinador Empresarial

Por Francisco Cervantes

Este 5 de agosto, el CCE ha cumplido 47 años. Desde 1976, el CCE se trazó como meta permanente la de consolidar los mejores caminos para trabajar a favor de México. Con siete grandes organismos asociados, cinco invitados permanentes y dos afiliados especiales, el CCE es un conglomerado de más de 2 mil asociaciones empresariales que reflejan en su conjunto el 80% del PIB.

En estos 47 años, el sector empresarial mexicano ha mostrado su fortaleza y su espíritu de caminar por las mejores causas del país, al transitar con solidez por los diversos cambios económicos nacionales y del mundo; desde las economías proteccionistas de los años setenta, hasta el reto que implicó la apertura comercial y globalización de los últimos treinta años.

Ahora, en este 47º aniversario del CCE, estamos viviendo una nueva era propia del mundo post pandemia, que se orienta hacia el desarrollo sostenible con sentido humano; al óptimo aprovechamiento tecnológico; y sobre todo, a una nueva tendencia productiva que está cambiando de la globalización hacia la relocalización o nearshoring.

Es esta nueva etapa, la de la relocalización, la magnífica oportunidad que habíamos estado esperando para detonar vertiginosamente el desarrollo de México. Con el nearshoring, habremos de completar nuestro pujante comercio en el marco del TMEC, con inversión continua en todos los sectores productivos y con potencial para desplegarse en todo el territorio nacional.

En este contexto, el CCE tendrá como primer reto fomentar que la inversión sea aceptada como una actividad de pleno consenso nacional, más allá de ideologías o perjuicios partidistas, tal y como se logró hacer con el comercio. Además, tenemos el compromiso de apoyar la consolidación de los cuatro grandes pilares de la inversión: la certeza jurídica y simplificación regulatoria; la infraestructura en todas sus expresiones; la seguridad pública; y la educación y fortalecimiento de competencias laborales

Con esta agenda por delante, será factible duplicar nuestro crecimiento a favor del empleo y el bienestar, así como consolidar a las mipymes en un marco de desarrollo más equitativo de país, en particular de nuestra región sur

Es con este presente pleno de oportunidades y de retos, como el sector empresarial, con sus más de 2 mil representaciones aglutinadas en el CCE, habrá de seguir consolidando la tarea permanente de trabajar con cohesión y diálogo a favor de México. Enhorabuena y que así sea.

Presidente del Consejo Coordinador Empresarial

Másnoticias