Tensión en Níger ante el fin del ultimátum de los países vecinos: «La junta militar se niega a disolverse

El plazo que dio la Cedeao para que la junta militar de Níger saliese del poder termina este domingo. De no cumplir con él, miles de soldados podrían entrar en el país en una operación militar liderada por Nigeria y que cuenta con el respaldo de Francia y Estados Unidos.

Por su parte, los golpistas cuentan con el apoyo de países vecinos gobernados también por militares y, según Al Jazzera, han pedido ayuda a los mercenarios rusos de Wagner.

«La junta militar de Níger se niega a disolverse viendo el precedente de cómo se han tolerado otros golpes de Estado en la región», ha asegurado Alejandro López, coordinador de Descifrando la Guerra.

Nigeria, pese al rechazo del Senado, ya despliega sus tropas en la frontera para una posible intervención militar del país vecino. «Hay otros países que ya han dicho que van a querer participar, como Costa de Marfil o Senegal, que son además los dos países más cercanos a Francia en la región», asegura López.

La junta militar de Níger derrocó al gobierno la semana pasada y contaría con el apoyo de Guinea, Burkina Faso y Malí, donde ya triunfaron sus golpes de Estado. «Son sobre todo las causas internas las que han llevado a esto. Desde la subida de precios hasta la inestabilidad interna, violencia y corrupción. Además, también hay un descontento interno con la injerencia o presencia francesa». ha indicado Eduardo Saldaña, codirector de El Orden Mundial.

Gran parte de la población ha apoyado la insurrección, quemando y pisoteando banderas francesas y, a su vez, ondeando banderas rusas. Como ocurrió en Malí, los golpistas nigerinos ya exigen a Francia retirar sus tropas del país y estarían pidiendo ayuda a los mercenarios rusos del grupo Wagner.

«Occidente tiene que ser consciente de que ha habido una política de desequilibrio para con los países africanos y eso ha creado un caldo de cultivo que es muy fácil de instrumentalizar y por eso Rusia se convierte en el valedor del mundo oprimido», ha aclarado Saldaña.

El Sahel es una región muy inestable. En tres años ha habido hasta 11 alzamientos militares, varios con éxito. Además, es un lugar clave para Occidente, no solo por sus recursos. «Por una cuestión de seguridad, y es que es fundamental para luchar contra Al Qaeda en el Magreb islámico, y Boko Haram, que son los principales amenazas terroristas para la Unión Europea«, ha destacado Eduardo Saldaña.

Más Noticias

Por su parte, Alejandro López ha reconocido que, de aumentar el conflicto, podríamos encontrarnos «con una ola de refugiados sin precedentes en la región». Una crisis migratoria que, por la cercanía, afectaría directamente a España.

Por Diario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *