Especialista en la Rusia zarista y la Unión Soviética, fue galardonada este año con el premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales

La historiadora Hélène Carrère d’Encausse, premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales 2023: guantes de seda, mano de hierro

Hélène Carrère d'Encausse, fotografiada en febrero de 2022

Hélène Carrère d’Encausse, fotografiada en febrero de 2022 AFP
Juan Pedro Quiñonero

La historiadora Hélène Carrère d’Encausse (París, 6 julio 1929; 5 agosto 2023), primera mujer en ocupar el cargo de secretario perpetuo de la Academia Francesa, falleció ayer sábado a los 94 años, según anunció su familia. Especialista en la Rusia zarista y la Unión Soviética, referente en la historia contemporánea de ese país, Carrère d’Encausse fue galardonada este año con el premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales.

Francia despide con los honores debidos a una gran dama de la cultura nacional, respetada como una especialista eminente en la historia tradicional rusa, cuya comprensión política de Vladímir Putin terminó empañando una obra muy mayor, tras el intento imperial ruso de invasión de Ucrania.

Hija de Georges Zourabichvili, economista y filósofo ruso, de origen georgiano, y de Nathalie von Pelken, rusa de familia alemana, prima de Salomé Zourabichvili, elegida presidenta de Georgia en 2016, nació en París tras el exilio forzoso de su familia, arruinada tras el ‘putsch’ bolchevique de Lenin.

Educada en los más altos principios de la vida familiar, tradicional, la joven Hélène Zourabichvili aprendió ruso antes que francés. Estudió en la Sorbonne y las grandes escuelas donde se forma la clase política francesa, con resultados brillantísimos. Comenzaba una carrera universitaria de muy primer rango. Apátrida hasta los 21 años, conoció a su futuro marido, Louis Carrère d’Encausse, un año más tarde, adoptando su apellido para siempre.

Culminando una carrera universitaria, en Francia, Europa y EE. UU., Hélène Carrère d’Encausse se hizo célebre en 1978, cuando publicó su libro más célebre, ‘L’Empire éclaté’, anunciando la descomposición de la antigua URSS, víctima de las aspiraciones nacionales de los pueblos colonizados por el PC ruso. Siguieron medio centenar de obras sobre la historia de Rusia, de los zares a Lenin, pasando por Alexandra Kollontaï. Carrère d’Encausse publicó ensayos clásicos sobre la diplomacia del general de Gaulle, la antigua Rusia y la URSS.

Es madre de tres hijos: Marina, Nathalie y Emmanuel (premio Princesa de Asturias de las Letras en 2021).

Reputada como especialista emérita en la historia de Rusia, Carrère d’Encausse comenzó a ser criticada con mucha severidad por sus colegas norteamericanos, europeos y franceses tras su ‘comprensión cómplice’ de Putin desde hace una larga década. El presidente ruso recibió a la académica francesa en numerosas ocasiones. Y ella presentaba las posiciones de Putin son una simpatía apenas encubierta.

Durante los meses anteriores al intento de invasión rusa de Ucrania se consumó una ‘ruptura’ entre Carrère d’Encausse y los grandes especialistas internacionales, convencidos de que Putin terminaría invadiendo Ucrania, como así ocurrió. Días antes del inicio de las operaciones militares del ejército ruso, la secretaria perpetua de la Academia francesa seguía diciendo que estaba «convencida» de que Putin «no pensaba» invadir Ucrania. Iniciada la guerra, Carrère d’Encausse, declaró «no comprender» la «obstinación» del pueblo ucraniano. Declaraciones que causaron un estupor considerable. «Es como si un historiador alemán hubiese denunciado la ‘obstinación’ del general de Gaulle en defender Francia de la ocupación nazi».

Hace meses, el semanario ‘Le Point’, el más influyente de Francia, calificó a Carrère d’Encausse de ‘influencer’ de Putin. La gran historiadora ya estaba gravemente enferma y empecinada en otra ‘batalla’ simbólica. Aceptaba ser calificada de historiadora. Pero deseaba ser llamada «secretario perpetuo» de la Academia, hostil a la «feminización» de los nombres profesionales. La despedida nacional de Francia quizá esté empañada por esas agrias polémicas, lingüísticas y diplomáticas.

Por Diario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *