Cuenta atrás para una posible guerra en Níger

La tensión crece alrededor de Níger, país clave en el delicado tablero estratégico del Sahel. Corren las horas hacia el final del plazo dado por la CEDEAO (Comuniad Económica de Estados de África Occidental) para que la Junta Militar que tomó el poder con un golpe de Estado el pasado 26 de julio reponga al presidente derrocado y que había sido elegido en elecciones, Mohamed Bazoum.

En la medianoche de este domingo acaba el ultimatum de una semana dado por el grupo de países africanos, bajo liderazgo nigeriano y con oferta de tropas por parte, también, de Senegal. La amenaza de intervención armada se cierne sobre el país que más rutas de migración subsahariana acoge en su territorio, con una guerra contra el terrorismo yihadista en sus fronteras y una enorme presión climática golpeando a su economía.

Entre tanto, imágenes filtradas por doquier en redes sociales muestran a supuestos mercenarios de la firma militar privada rusa Wagner desplegados en el país.

El gobierno de Canadá ha sido el último en anunciar que suspende sus programas de asistencia para el desarrollo al Gobierno de Níger -no la ayuda sanitaria y de educación a las oenegés-, sumándose -del mismo modo que Washington– a las medidas de la comunidad internacional que se han ido sucediendo durante esta semana en respuesta al intento de golpe de Estado que sufrió el país el pasado 26 de julio.

Plan de ataque

En un comunicado emitido por la ministra de Asuntos Exteriores, Mélanie Joly, y el ministro de Desarrollo Internacional, Ahmed Hussen, han explicado que este intento de golpe de Estado «es una grave amenaza para la democracia y la estabilidad en Níger y el Sahel» y que «socavar el Estado de derecho amenaza el progreso del gobierno elegido democráticamente hacia la paz, la estabilidad y el desarrollo en Níger», informa Europa Press.

Los golpistas de Níger deben tomarse «muy en serio» la amenaza de una intervención militar africana para devolver al poder al presidente Bazoum, según advirtió este sábado la ministra francesa de Exteriores, Catherine Colonna, en declaraciones a la radio pública FranceInfo recogidas por EFE. Los jefes de Estado Mayor de los países de la CEDEAO terminaron viernes una reunión que dejó diseñado un plan de intervención si reciben orden de atacar.

Mali y Burkina Faso, ambos estados también bajo juntas militares que han salido de recientes golpes de Estado, han anunciado que considerarán una agresión contra sus países cualquier intervención militar contra Níger. En ninguno de los tres países se han ocultado las señales de la influencia rusa que podría haber movido las asonadas militares, como tampoco la creciente presencia de los mercenarios de Wagner.

Argelia ha mostrado también este fin de semana su «categórica oposición» a una intervención armada en Nígerm, según anunció este sábado la cadena argelina Ennahar TV scitando al presidente Abdelmadjid Tebboune. La mayor frontera norte de Nïger la comparte el país saheliano con Argelia.

Petición de calma

En esta cuenta atrás se producen también llamadas a la calma. Las primeras, las de las oenegés, como Cruz Roja Española, que trabajan en el país distribuyendo ayuda y asesoramiento a las comunidades más pobres del desierto y de la conurbación de Niamey.

Noticias relacionadas

Fuera, el Senado de Nigeria ha expresado su rechazo a la intención del presidente del país, Bola Tinubu, de liderar con militares nigerianos el despliegue de una fuerza conjunta de la CEDEAO en Níger. No obstante, esta posición puede ser más pragmática que pacifista: el grupo yihadista Boko Haram y numerosas y muy violentas bandas de crimen organizado atraen todas las energías del ejército nigeriano, tal como considera una fuente del ‘Premium Times’ citada por Europa Press.

La primera medida emprendida por el líder golpista nigerino, el general Abdourahmane Tchiani, ha sido purgar el Estado Mayor de sus fuerzas armadas de militares que no sean afectos al a causa de la Junta Militar, autondenominada «de salvación patriótica».

Por Diario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *