El Shakhtar sortea la guerra

El comienzo de la invasión rusa a Ucrania en febrero de 2022 también sacudió al fútbol, pero el Shakhtar llevaba sufriéndolo desde mucho tiempo atrás. La ciudad de Donetsk, situada al este del país, fue tomada por las fuerzas prorrusas en el año 2014. Su estadio, el Donbass Arena, fue bombardeado.

En ese momento, el equipo se mudó a Leópolis -Lviv-, al otro lado de Ucrania, para posteriormente marcharse a Járkov, algo más cerca de Donetsk. Con la pandemia establecieron su nueva residencia en Kiev, donde se encontraban los trabajadores del club desde el inicio de los conflictos. Ya con la guerra en marcha, en la Champions tuvieron que buscar asilo en Varsovia, donde jugaron contra el Real Madrid a comienzos de la temporada pasada.

Escudo/Bandera equipo

Un golpe a su política de fichajes

Pese a los constantes cambios de casa, el Shakhtar ha seguido ganando. Desde ese 2014 hasta la invasión de 2022, los mineros conquistaron cuatro de las siete ligas, y fueron subcampeones en las otras tres. Todo gracias a que, durante esos años, la política de fichajes del club se mantuvo intacta.

Una política que llegó al club en 2004 de la mano de Mircea Lucescu, y que transformó al equipo en la ‘canarinha’ de Europa. El mejor trampolín al Viejo Continente para jóvenes jugadores de Brasil, que alcanzó su momento más alto con la conquista de la Copa de la UEFA de 2009. En ese equipo brillaban jugadores como Fernandinho, Jádson, Willian o Luiz Adriano.

UEFA.com

Ampliar

UEFA.com

Tras ese gran éxito vistieron la camiseta negra y naranja figuras como Douglas Costa, Alex Teixeira o Fred, que además de un gran rendimiento generaron un beneficio económico mayúsculo. Pero con el estallido de la guerra, la FIFA tomó medidas para ayudar a ‘liberar’ a los jugadores extranjeros de los clubes de Rusia y Ucrania. Y con eso cambió todo.

De la nada a volver a ver la luz

En ese momento abandonaron el club jugadores como David Neres, Marcos Antônio o Tetê, bien libres o muy por debajo de su precio de mercado, lo que llevó al Shakhtar a demandar a la FIFA por la norma. La temporada pasada, el lateral derecho Lucas Taylor fue el único brasileño en toda la plantilla minera, y ni siquiera pertenecía en propiedad.

Este verano, dentro de lo que cabe, parece que la situación comienza a acercarse algo más a la normalidad en el club. Además de Taylor ha llegado Pedrinho desde Athletico Paranaense para reforzar el otro lateral. Para el ataque, dos jóvenes de 18 años: Newerton, del São Paulo, y Eguinaldo, del Vasco da Gama. Poco a poco, la ‘canarinha’ de la Champions empieza a recuperar su ‘samba’.

Por Diario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *