Análisis | Los ataques con drones ucranianos están llevando la guerra a Rusia. ¿Qué significa para el conflicto?
Mira cómo quedó un buque ruso atacado por Ucrania 2:01

(CNN) — Los ataques con drones ucranianos dentro de Rusia alguna vez parecían una posibilidad impensable. Pero tales ataques se han convertido en una característica cada vez más común de la guerra de Moscú, con una advertencia envalentonada de Kyiv que afirma que vendrán más.

Una serie de ataques con aviones no tripulados han salpicado las ciudades rusas, incluida Moscú, durante todo el verano. Este viernes se produjo uno de los más dramáticos hasta el momento: drones marinos atacaron un importante puerto ruso a cientos de kilómetros del territorio controlado por Ucrania.

Se han distraído de una contraofensiva ucraniana que aún no ha producido resultados tangibles en el campo de batalla y llevaron la guerra a Rusia.

Pero no están exentos de riesgos para Kyiv, que intenta tomar la delantera en la guerra mientras mantiene relaciones con las naciones occidentales cautelosas ante cualquier indicio de escalada.

Esto es lo que necesita saber.

Una serie de ataques

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, advirtió la semana pasada que la guerra está “regresando gradualmente” a Rusia, después del último de una serie de ataques con drones dentro del país que Moscú ha adjudicado a Kyiv.

Los incidentes del fin de semana pasado mostraron edificios en Moscú atacados por drones. Este martes, un dron golpeó el mismo rascacielos en Moscú que fue atacado el domingo.

Esas ofensivas ocurrieron luego de dos intentos de ataques similares que fueron informados por funcionarios rusos a principios de julio, y numerosos incidentes de este tipo en junio. En mayo, un aparente ataque con drones sobre el Kremlin generó imágenes dramáticas de explosiones en los cielos sobre la sede del poder ruso.

Ucrania no ha asumido por lo general la responsabilidad directa de los ataques, aunque sus respuestas se han vuelto más optimistas en las últimas semanas. “La distancia y la negación entre Kyiv y estos ataques es significativamente menor”, ​​dijo a CNN Douglas Barrie, miembro senior de Military Aerospace en el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS). “Ahora parece haber casi un reconocimiento tácito de que fueron ellos”.

El ministro ucraniano Mykhailo Fedorov, cuyo Ministerio de Transformación Digital supervisa el plan de adquisiciones del “Ejército de Drones” del país, dijo que habría más ataques con drones a medida que Kyiv aumenta su contraofensiva de verano en paralelo con el objetivo de expulsar a las tropas rusas del territorio ucraniano.

Sistemas de armas limitados, pero efectivos

Es difícil establecer exactamente qué sistemas de armas se están utilizando en los ataques y precisar qué edificios están siendo atacados, ya que tanto la parte rusa como la ucraniana se niegan a dar a conocer los detalles de los incidentes.

Pero es evidente que existen grandes diferencias entre estos ataques, que tienen un alcance limitado, han causado pocas víctimas y no han estado dirigidos contra edificios residenciales, como los que Moscú ha lanzado indiscriminadamente contra los centros de población ucranianos.

«Ya sea que lleguen o no a sus objetivos previstos, los objetivos parecen ser edificios que están vinculados con los procedimientos de la guerra en Ucrania», dijo a CNN Keir Giles, experto en Rusia en Chatham House y autor de libros sobre política exterior de Rusia. “En ese sentido, es un enfoque muy diferente al que hemos visto en Rusia, con ataques terroristas indiscriminados”.

Giles señala que existe “una pregunta abierta sobre cómo Ucrania está realizando los ataques exactamente”. Pero los ataques “han puesto de manifiesto la incapacidad de las defensas de Rusia”, añadió.

Los vehículos aéreos no tripulados (UAV, por sus siglas en inglés) que aparentemente han sido lanzados “portan una ojiva bastante pequeña y han sido utilizados en pequeñas cantidades, por lo que en términos de efecto militar directo, es limitado, por decirlo suavemente”, dijo Barrie.

“Los tipos de sistemas que está utilizando Ucrania son simples, comparativamente hablando, pero para su propósito son efectivos”, agregó Barrie.

No hay ninguna sugerencia crucial de que las armas hayan sido donadas por Occidente. “Estos son sistemas que Ucrania puede fabricar por sí mismos”, dijo Barrie, lo que permitió a Kyiv enviar mensajes militares al pueblo ruso junto con su guerra defensiva en casa, que las naciones integrantes de la OTAN han apoyado con ayuda militar.

“Se trata fundamentalmente de mostrar que Moscú no está fuera de nuestro alcance”, dijo Barrie.

Llevar la guerra a Rusia

Kyiv aceptará felizmente el impacto militar limitado de los ataques con drones, porque las ofensivas juegan un papel mucho más importante en la guerra.

“Ucrania ha identificado que la opinión y las actitudes populares rusas hacia la guerra es una de las áreas clave a las que deben apuntar para poner fin a la guerra”, dijo Giles. “Mientras Rusia pueda fingir que la guerra es algo que sucede en otros lugares, nada va a hacer mella en ese apoyo popular”.

Los funcionarios ucranianos han discutido abiertamente el elemento de propaganda de los ataques. Yurii Ihnat, portavoz de la Fuerza Aérea de Ucrania, dijo que las últimas arremetidas con aviones no tripulados en Moscú tenían como objetivo impactar a los rusos que, desde que el Kremlin invadió Ucrania en febrero de 2022, sentían que la guerra estaba lejos.

“Siempre hay algo volando en Rusia, así como en Moscú. Ahora la guerra afecta a los que no estaban preocupados”, dijo. “No importa que a las autoridades rusas les guste hacer la vista gorda al decir que han interceptado todo… algo golpea”.

Las primeras señales sugieren que los ataques recientes han causado malestar entre una clase ya nerviosa de expertos militares en Rusia.

Las críticas de al menos un destacado bloguero militar, que dijo que Rusia no había asegurado los edificios contra tales ataques, fueron tenidas en cuenta por el Instituto para el Estudio de la Guerra (ISW). En una actualización reciente, la institución escribió que “las autoridades rusas probablemente tendrán dificultades para equilibrar la necesidad de sofocar la preocupación interna por los continuos ataques con aviones no tripulados en lo profundo de la retaguardia rusa con la continua negativa del presidente ruso, Vladimir Putin, a movilizar completamente a la sociedad rusa para la guerra y sus consecuencias correspondientes”.

‘Reacción sorpresiva’

Evaluar la opinión pública en Rusia es notoriamente difícil. Pero los relatos anecdóticos al menos hablan del impacto de los ataques con drones en quienes se encuentran en las inmediaciones de los ataques.

“Mis amigos y yo alquilamos un departamento para venir aquí y relajarnos, y en algún momento escuchamos una explosión, fue como una ola, todos saltaron”, dijo un testigo a Reuters después del impacto sentido el fin de semana pasado en Moscú. “Había mucho humo y no se podía ver nada. Desde arriba, se podía ver el fuego”.

“Parece estar logrando el tipo de reacción sorpresiva que cabría esperar, donde los rusos se dan cuenta de que no están protegidos personalmente de lo que se está haciendo en Ucrania”, dijo Giles sobre los primeros indicios de las consecuencias de los ataques.

Pero no está nada claro si esto provocará una ruptura más amplia del apoyo ruso a la guerra.

Por un lado, el antiguo pretexto de Putin para la guerra se ha basado en afirmaciones infundadas de que Ucrania era una amenaza para la seguridad rusa y que la llamada «operación militar especial» en el país era necesaria para defender los intereses de Rusia. La reproducción de ataques recientes podría usarse para respaldar ese argumento a medida que avanza la guerra.

Pero después de casi 18 meses de desorganización y discordia, la realidad de que los planes militares de Rusia tambalean es cada vez más difícil de negar. Y la autoridad de Putin ya se ha visto vulnerada en momentos en que el impacto de la guerra golpea a Rusia, como durante la caótica movilización militar del año pasado y durante la rebelión del grupo Wagner en junio.

En ese contexto, es fácil ver por qué los recordatorios del conflicto dentro de Rusia sirven a los intereses estratégicos de Ucrania.

Occidente observa

A pesar de todo su impacto propagandístico previsto, enviar drones a Rusia no es un movimiento libre de riesgos para Kyiv.

La consideración más inmediata es una represalia. El Kremlin ha tendido a vincular los ataques a ciudades ucranianas con ataques anteriores a Rusia, en un enfoque de “ojo por ojo” destinado a causar pánico en Ucrania.

Miembros de los servicios de seguridad investigan un edificio de oficinas dañado, luego de un ataque con drones ucranianos en Moscú, Rusia, el 1 de agosto de 2023. (Crédito: Evgenia Novozhenina/Reuters)

Pero los ucranianos ahora están más familiarizados con la amenaza de los bombardeos aéreos rusos, y no ha habido evidencia de que tales ataques hayan hecho mella en la determinación del esfuerzo defensivo allí.

Una preocupación más importante es cómo reacciona Occidente ante tales ataques. Hace un año, la perspectiva de que Ucrania enviara drones a Rusia era impensable, dado el contrato tácito entre las naciones de la OTAN y Kyiv de que Occidente apoyaría fácilmente una guerra defensiva, pero sería más cauteloso con cualquier acción que lleve a la OTAN a un conflicto directo con Rusia.

No hay nada que sugiera que Ucrania haya utilizado armamento proporcionado por la OTAN en Rusia. Hacerlo es probablemente un puente que no considerarían cruzar en este momento, pero claramente se ha envalentonado más para llevar la guerra a Rusia. Y a cambio, los líderes occidentales parecen mayormente relajados sobre este enfoque.

“La prohibición de larga data de atacar Rusia que han establecido los proveedores… estaba fuera de lugar y mal concebida”, dijo Giles. “Durante todo este período, ha jugado el juego de Rusia según las reglas de Rusia”.

Sigue existiendo un grado de variación en la forma en que los líderes occidentales ven los ataques en territorio ruso, y Estados Unidos está particularmente preocupado. “En general, no apoyamos los ataques dentro de Rusia”, dijo a los periodistas la portavoz de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, a finales del mes pasado, según Reuters.

Pero la confianza de Kyiv y la creciente voluntad de socavar el apoyo ruso a la guerra probablemente signifique que tales ataques sigan siendo una característica del conflicto.

“Es imposible saber cómo se desarrollará esto, pero ciertamente deberíamos esperar que continúe al menos este nivel en un ritmo constante de demostraciones sobre la vulnerabilidad rusa”, dijo Giles.

Josh Pennington, Mariya Knight, Zahra Ullah y Heather Chen de CNN contribuyeron con reportajes

Por Diario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *