El origen de las pinzas de pelo: el democrático invento que resurgió en el confinamiento

Por años nos han acompañado ciertos accesorios que rara vez nos cuestionamos su origen o lo que impulsó a su creación. Existen miles, tanto en nuestra vestimenta como en el interior de nuestras bolsas o mochilas. En este caso, hablaremos de un invento de cabello que ha logrado atravesar de manera democrática el interés de todos los rincones de las sociedades modernas y que ha resurgido con el confinamiento: la pinza de pelo.

La pinza de pelo fue el accesorio preferido en los años 90 por su funcionalidad y modernidad. Con el confinamiento, provocado por la pandemia del Covid-19, resurgió de las cenizas como el ave fénix ya que el hecho de no poder ir a la peluquería hizo que vuelva a ser protagonista en las cabezas de aquellas personas con pelo largo.

Para conocer el origen de este accesorio, la figura de Anne-Marie Dias Borges es clave, ya que fue Christian Potut, su padre adoptivo, quien inventó esta pinza en un humilde taller de Francia, y es ella misma quien describió la historia del invento en una publicación de la BBC.

Anne-Marie y su padre adoptivo tenían un dicho. “Dondequiera que vayas en el mundo, encontrarás una botella de Coca-Cola, un póster de Michael Jackson y nuestra pinza para el pelo‘”, recordó Dias Borges en el artículo.

Años 80, años de luz

En los años 80, en Europa, se vivían momentos de incursión hacia la modernidad. Fue una época donde también fueron surgiendo nuevas tecnologías y la moda marcó un precedente que a dia de hoy forma parte de la tendencia. Con esta última, Potut encontró una oportunidad ‘eureka’.

Según contó Dias Borges en la publicación, Potut dejó la escuela a los 14 años sin ninguna cualificación, pero con una gran pasión por hacer cosas. Con 27 años y sin dinero, montó un pequeño taller en un viejo horno de pan de 17 metros cuadrados en el jardín de sus padres.

El negocio de Potut se fue ampliando poco a poco y, en 1986, la empresa que tenía con su mujer, CSP Diffusion, abrió su primera fábrica en Oyonnax, Francia, en la que fabricaban diversos artículos de plástico, como cintas para el pelo y peines.

‘Momento eureka’

En pleno auge económico familiar, llegó un momento que cambió su suerte. “Un día Potut cruzó y soltó los dedos”, dijo Anne-Marie. “Y fue entonces cuando se le encendió el bombillo. Se dijo a sí mismo: ‘Vendo peines y clips, ¿por qué no combino los dos?‘”, explicó. Y fue así como nació la icónica pinza para el pelo en forma de garra.

Baratas, democráticas y en Friends

Las pinzas que surgieron en las manos de Potut, eran para cualquier cabello: rizado, fino, grueso, largo o corto, explicó Dias Borges. Era un momento en la que la alta moda y la calle se acercaban cada vez más, y las pinzas de garra eran “baratas” y “democráticas”, codiciadas tanto por los ricos como por la gente corriente, agregó.

“Con el tiempo, las pinzas de garra estaban en todas partes, incluso en el icónico peinado de Raquel, el personaje que Jennifer Aniston interpretaba en la exitosa serie de televisión Friends. Pero no fue hasta que mis amigas del colegio me pidieron más y más pinzas que me di cuenta del éxito que tenían. Hasta la realeza cayó”, argumentó la autora de la publicación.

Dias Borges actualmente es productora y presentadora del programa Cash Éco de BBC Afrique. Recientemente ha sido votada como la sexta mujer africana más influyente de la diáspora y entre las 100 mujeres africanas más influyentes. “Es increíble ser testigo del renacimiento del invento de mi padre 30 años después”, declaró.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppTwitterTwitterLinkedinlinkedinBeloudBeloud

Por Diario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *