La Biblia también predice el fin del mundo: anuncia la llegada de una letal anomalía climatológica

El libro más sagrado de la Iglesia Católica Romana predijo el fin del mundo, y de acuerdo con su escrito el apocalipsis llegará a la Tierra en forma de sequía. Sabemos bien que el cambio climático es el responsable de que marismas, ríos y lagos de todo el mundo se estén secando. De hecho, según el programa de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para el Medio Ambiente, Irak es la quinta nación del mundo más vulnerable a las consecuencias de la actual emergencia climatológica. El ascenso de las temperaturas, el deceso de las lluvias y las frecuentes tormentas de arena azotan a este región… pero de manera general, las inundaciones e intensas seguías son las realidades que más le pegan a este país y que experimenta desde hace tiempo.

Periodismo de la más alta calidad: síguenos en el nuevo Google News Showcase

El capítulo 16, versículo 12, esconde el fin del mundo de acuerdo a una visión de un discípulo de Dios. FOTO: Adobe Stock

Irak perderá un cuarto de sus reservas de agua en una década

De acuerdo con el gobierno iraquí, el país podría perder un cuarto de sus reservas de agua en una década, al tiempo que avanza la desertificación. Los estragos de la sequía son evidentes en toda la región, y a lo largo de toda su extensión, los ríos Tigris y Éufrates muestran unos cauces muy bajos. Los especialistas aseguran que nunca antes hemos estado tan cerca de una catástrofe mundial, y es precisamente este último río el que más preocupa a los investigadores… puesto que el apocalipsis mencionado en el último libro del Nuevo Testamento de la Biblia cristiana, habla sobre la sequía de este cuerpo de agua y sus consecuencias. Exactamente en el capítulo 16, versículo 12.

“El sexto ángel derramó su copa sobre el gran río Éufrates, y sus aguas se secaron para preparar el camino de los reyes del este.”, se describe en Apocalipsis 16:12.

Entonces, ¿moriremos a causa de una catástrofe natural?

En este versículo del apocalipsis —también conocido como el Libro de la Revelación— es uno de los más enigmáticos y polémicos de todo el libro. Se refiere a una catástrofe natural que resulta en la sequía del río Éufrates y que abre el camino para que “los reyes del este” —también conocidos como el sol naciente— entren en escena. Esto solo se puede entender tras la comprensión general del libro. Debemos comprender que el escrito es altamente simbólico y apocalíptico además de que se le atribuye al apóstol Juan. Se supone que fue escrito en un momento de gran persecución de los cristianos en el Imperio Romano, y su propósito principal era alentar a los creyentes a permanecer fieles en medio de las pruebas y las tribulaciones.

La Biblia está plagada de simbolismos que alertan sobre este y otros acontecimientos catastróficos. FOTO: Adobe Stock

En sí vemos una serie de visiones que supuestamente tuvo san Juan mientras estaba en la isla de Patmos, y que le fueron reveladas —según la fe cristiana— por el mismo Dios. Estas visiones se presentan en forma de símbolos y alegorías, además de que le dejan en claro que estos eventos tendrán lugar en el futuro. Finalmente, en el capítulo 16, se describe una serie de juicios divinos que caen sobre la Tierra en los últimos días. Estos se presentan en forma de “copas de ira” que son derramadas por siete ángeles. Supuestamente cada copa representa una plaga diferente, y todas ellas son terribles y destructivas.

Cuando el sexto ángel derrama su copa sobre el Éufrates, surge la sequía y al ser uno de los cuerpos de agua más importantes de Oriente Medio —y en la antigüedad era considerado el límite oriental del mundo conocido—, su desaparición simboliza una especie de apocalipsis para los que vivían en esa época. No conformes con esta terrible visión, la catástrofe ambiental en esta zona tiene otro significado más profundo.

En la Biblia, el Éufrates se asocia con Babilonia, la ciudad que fue destruida por los persas en el siglo VI antes de Cristo y simboliza la opresión y la maldad del mundo. Por lo tanto, se interpreta como una señal de que Dios está a punto de juzgar a los opresores y traer justicia a la tierra. Esta “visión” también se relaciona con la aparición de los reyes del este. Estos reyes se interpretan como un ejército que viene del este para luchar contra el anticristo y sus seguidores en la batalla final del Armagedón. Se cree que ocurrirá una gran pelea final entre el bien y el mal cuya victoria es para Dios y sus ángeles. Luego de todo esto, la profecía termina con la llegada de Jesús y el juicio final…

“Los muertos son resucitados y todos son juzgados según sus obras. Aquellos que son encontrados justos heredarán la vida eterna, mientras que los malvados serán arrojados al lago de fuego.”, cierra el terrorífico texto religioso. 

Además de lo que se dice en el libro, la realidad es que el cambio climático no solo está azotando Irak, también otras regiones del planeta. FOTO: Adobe Stock

Sigue leyendo:

Por Diario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *